L'UNIONE SARDA    11 Noviembre 2014

 

El feliz resultado del espectáculo “ donde viven las olas” en el T. Off,

una co-produccion entre Italia, España y Francia

 

         Velas, redes, amarras anudadas y olas de paño envuelven la balsa que acoge a los náufragos. A bordo, tres hombres y tres mujeres, y quizás un perro. La Balsa de Piedra, en el T. Off, es una libre inspiración de la novela que José Saramago escribió en el 1986, titulada “La balsa de piedra”. Pero en el bello y dúctil Teatro de Tersicorea el grupo de sobrevivientes no tiene a disposición la península ibérica entera si no un peligroso andamio lleno de tubos y  baldes de zinc.

Cada uno de los personajes conserva un objeto arrancado de la furia de las aguas. Cosas aparentemente de poco valor: un pasapuré, un maletín, un libro… pero protegidos como si fuesen tesoros.

El espectáculo, divertido y a la vez profundo, está realizado por los rostros expresivos y los cuerpos ágiles de Álvaro Sebastián Párez Sobrado, Damien Camunez, Elisabetta Valci Mazzara, Irene Fernández-Arévalo Díaz, Lucrezia Maria Maimone y Jorge Méndez González. Todos jóvenes y preparados, dirigidos por Anthony Mathieu y Simonetta Pusceddu, en un espectáculo que funde danza, teatro y artes circenses. Las luces de Gianni Melis contribuyen con eficacia a describir las extravagantes relaciones entre los obligados compañeros de aventura. Desconfiados o solidarios, según el momento. Bastante hambrientos, pero capaces de quedarse abstraídos delante de un carillón. La Balsa de Piedra es el maravilloso resultado de una coproducción entre Italia, España y Francia en colaboración con la Escuela Internacional de Circo y Teatro CAU (Granada)y la Cie. Theatre Crac. 

      Alessandra Menesini